Talento y Experiencia, creada en 2011, trabaja con algunas de las grandes empresas industriales y del automóvil de la región y da empleo a más de 440  empleados, el 98 por ciento con discapacidad.

(Artículo publicado en la revista de la Comunidad Valenciana  el Economista.es el 25-11-2016. http://diario.eleconomista.es/i/755166-eleconomista-comunitat-valenciana-25-noviembre-2016?token=)

Ser una empresa con finalidad social es totalmente compatible con ser ejemplo de productividad y competitividad en su ámbito de actuación. Así lo  demuestra el caso de Talento y Experiencia (TyE), centro especial de empleo que nació hace cinco años para prestar servicios de valor añadido a empresas del sector del automóvil e industriales y que ha mantenido un crecimiento continuado en plantilla, facturación y resultados.

Entre sus clientes se encuentran algunas de las grandes compañías de la Comunitat, como SAS, Faurecia, Matrival, Novatec, Lemec, Royo Group, Stadler Rail, Schneider Electric y Ford. “Hemos conseguido la máxima eficiencia y productividad con las mayores exigencias de calidad y al mismo nivel que equipos de personas sin diversidad funcional. Proporcionamos a este colectivo alternativas de trabajo muy profesionalizado y podemos competir con cualquier compañía con un mejor servicio al cliente”, afirma su fundador y gerente, Enrique Fayos. 

Esta evolución ha llevado a Fayos a expandir su modelo a otras regiones, con proyectos en Galicia y Aragón que se pondrán en marcha en los próximos meses. En el primer caso, la implantación se acometerá antes de final de año, a partir de un centro especial de empleo ya operativo, mientras que en el segundo se arrancará de cero, con la constitución de un centro especial de empleo en Zaragoza, que podría abordarse a mediados de 2017.

Fayos, que ha desempeñado puestos de alta dirección en empresas de la consultoría y el sector el automóvil -entre ellas, Accenture y Faurecia-, apostó por trasladar al ámbito de la empresa social los métodos y procesos de este sector -modelo lean manufacturing, que busca la optimización de recursos y procesos para obtener el máximo valor-.  

Esta filosofía se aplica a todos los ámbitos, desde administración y gestión hasta procesos productivos  y nuevas tecnologías. Ofrecemos a las empresas del automóvil, industrial y mueble, sobre todo,  servicios de valor añadido y, como complemento a nuestro servicio, proporcionamos a nuestros  clientes apoyo en ingeniería de procesos y en ingeniería industrial de forma continua, mejorando los  procesos en los cuales estamos trabajando”, afirma el ejecutivo. 

TyE ha ido incrementando el número de especialidades que gestiona, desde mantenimiento a logística, producción, calidad y metrología. Ha logrado crecimientos anuales medios en volumen de negocio y plantilla de entre el 20 y el 25 por ciento, pasando de 50 trabajadores y 500.000 euros de facturación en su primer año -2011- a los 460 trabajadores y 5 millones de euros previstos para el conjunto de 2016 -un 40 por ciento más que en 2015-. 

Talento y Experiencia tiene dos plantas de producción propias y realiza, también, trabajos en las instalaciones de sus clientes. Para ello, cuenta, actualmente, con 440 trabajadores -unos 100 más que al cierre de 2015-, de los que el 98 por ciento tienen algún tipo de discapacidad, física o psíquica. El porcentaje mínimo de discapacidad es del 33 por ciento, entre el 35 y el 40 por ciento de los empleados tienen un grado de discapacidad alta y un 45 por ciento supera los 45 años. “Somos la empresa de la Comunitat Valenciana con mayor número de trabajadores con diversidad”, apunta. 

La entidad cuenta con 25 ingenieros y profesionales de alta cualificación procedentes del sector del automóvil, que coordinan y supervisan la labor de los equipos. TyE está cerrando la negociación de tres nuevos contratos con empresas, que supondrán un crecimiento en la plantilla de unas 50 personas en 2017. “Realizamos una importante inversión anual en formación, tanto en los métodos y procesos de sus respectivos puestos de trabajo como en prevención de riesgos, ya que se trabaja en un entorno industrial.

En 2016, hemos destinado unos 60.000 euros a estas actividades”, indica Fayos. Además, TyE ha desarrollado un sistema de “gestión única de personal”, con el que evita el impacto del mayor grado de absentismo orgánico de este colectivo de empleados, garantizando que el cliente siempre tendrá cubierto su servicio. “Este factor es especialmente relevante en el caso de proyectos como el que desarrollamos con Ford, porque trabajamos en secuencia con la línea de montaje y no podemos fallar en el abastecimiento”, subraya. 

Fayos destaca las relaciones a largo plazo con sus clientes. “Con algunas empresas, como Faurecia o SAS, trabajamos desde el principio y hemos rechazado algunas propuestas porque suponían un crecimiento demasiado rápido. Preferimos un crecimiento controlado que nos permita mantener los más elevados estándares de calidad y aportación de valor. Tras cinco años, tenemos el orgullo de mantener a todos los clientes con los cuales hemos iniciado una relación seria, con su pleno apoyo en nuestro desarrollo y formación como empresa y en las técnicas y sistemas que empleamos”.

TyE cerrará 2016 con 5 millones de facturación, un 39% más, y 100 nuevas personas en plantilla.

Retrasos de ayudas públicas. “Ayudamos a las empresas a cumplir con su Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y proporcionamos un medio de vida e integración a personas con diversidad funcional”, detalla Fayos. 

En concreto, la normativa española fija la obligación, para las empresas de más de 50 trabajadores, de que al menos un dos por ciento sean personas con alguna discapacidad. Este porcentaje puede cubrirse con contrataciones directas o con la subcontratación de productos o servicios con centros especiales de empleo.

El directivo destaca que, gracias a las subvenciones públicas a este colectivo de trabajadores, las empresas clientes reducen su gasto total en personal. En esta línea, TyE denuncia el retraso en el pago de las subvenciones por parte de la Administración autonómica. Los centros especiales de empleo de la Comunitat Valenciana no han recibido los pagos correspondientes desde comienzos de este año. 

En nuestro caso, afortunadamente, no dependemos de estos ingresos para garantizar la sostenibilidad de la empresa y los puestos de trabajo, pero otras entidades del sector están atravesando graves dificultades para poder continuar con su labor”, lamenta Fayos. 

TyE ha recibido diversos reconocimientos, como el Premio DonaiDona 2014 de la Asociación de Empresarias y Profesionales EVAP BPW Valencia; el Diploma de Responsabilidad Social Empresarial 2016 del programa de La Caixa Incorpora, y el Bonus por baja siniestralidad de la mutua Fremap.

 

http://diario.eleconomista.es/i/755166-eleconomista-comunitat-valenciana-25-noviembre-2016?token=

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TyE Noticias

Este sitio de Internet utiliza cookies para mejorar la navegación. Por favor, configure el uso de cookies según sus preferencias. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies
Aceptar